PP de San Sebastián

WhatsApp Image 2023-12-13 at 11.51.02

La convivencia asimétrica

Borja Corominas, Portavoz del PP en el Ayuntamiento de San Sebastián

Durante estos años he hablado, me he reunido y he atendido a todo aquel que me lo ha pedido. No hay ni un sólo donostiarra que haya querido hablar conmigo y no haya podido. Siempre que ha sido posible, además, de un día para otro. He intentado ayudar siempre que he considerado que la causa lo merecía. Jamás he preguntado a nadie a quién votaba o qué ideología tenía. Imagino que todos mis compañeros concejales de diferentes partidos actúan de la misma manera.

Sin embargo hay donostiarras, los menos pero no tan pocos, que aún pudiendo ponerse en contacto conmigo, no lo hacen porque soy yo el que piensa diferente, el que no se ajusta a la manera en la que ellos ven el mundo, el que no se ajusta a la realidad pequeñita en la que viven. Como pienso diferente, no les voy a poder ayudar, no vaya a ser que solucione su problema y se les caiga el castillito de mediocridad que con tanto esmero han edificado durante años.

Luego están los que, como aquella señora en la Casa de Cultura de Okendo, me dijo con total desprecio que era la primera vez que hablaba con alguien del PP, y que sentía asco. Y lo creerá de veras, y se sentirá orgullosa. Lo que no sabe la señora es que el tendero que le vende las ridículas zapatillas que lleva puestas, Aingeru, vota al PP. O que la peluquera que aguanta sus diatribas insustanciales con estoica paciencia es, en realidad, mi amiga Susana, del PP, de toda la vida. Ignorará incluso que el casero al que compra las verduras, que apenas habla castellano, Juankar, no ha votado otras cosa que PP toda su vida. O que el carnicero de Tolosa, Josu, al que siempre que puede le compra la carne, come una vez al mes conmigo, imagino que para desahogarse y hablar en libertad.

La señora de las zapatillas feas de Aingeru, del corte horrible que Susana aborrece hacer, que se alimenta de los productos de Juankar y Josu, esa señora que vive rodeada de votantes, simpatizantes y afiliados del PP, cree que si habla con uno del PP se le caerá la lengua.

Lo que no se le caerá nunca es la decencia, porque la perdió hace años, cuando en su juventud gritaba como loca “ETA, mátalos” y aplaudía cada asesinato, e insultaba a sus vecinos si se atrevían a decir que pensaban diferente.

Pero que triste es ahora su deambular, sabiendo que han vivido en el lado incorrecto de la historia, sabiendo que, en realidad, son malvados, lo han sido siempre.